El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, afirmó el miércoles que el Ejecutivo estaría dispuesto a aportar recursos públicos en el caso de que se llegase a agotar el Fondo de Garantía Dépositos (FGD) como consecuencia de nuevas fusiones en el sector bancario. Así lo afirmó Solbes durante su intervención en el Pleno del Congreso de los Diputados, en respuesta a una interpelación formulada por el portavoz de Economía del Partido Popular en la Cámara, Cristóbal Montoro.
El ministro de Economía vinculó esta posibilidad a que se pudieran dar nuevos procesos de integración en el sistema financiero español diferentes a la fusión anunciada por Caja Castilla-La Mancha (CCM) y Unicaja, al tiempo que desmintió tajantemente que esta operación fuese orquestada en la sede del Partido Socialista, tal y como le acusó Montoro.

"Estamos hablando de dos entidades privadas, dos cajas de ahorro que toman una decisión de posible fusión entre ellas", espetó Solbes.

Solbes dijo que si en el futuro el Gobierno tuviera que aportar recursos públicos al Fondo de Garantía Dépositos -financiado por las aportaciones de las entidades españolas- informará "con mucho gusto" al Congreso, como le solicitó momentos antes el portavoz del PP.

Solbes dijo a Montoro que el sistema financiero español cuenta con la "experiencia" y los instrumentos necesarios para abordar su reestructuración de forma eficaz. Puso como ejemplo las políticas llevadas a cabo en los últimos meses por el Ejecutivo para dotar de mayor liquidez a la banca, como la creación del Fondo de Adquisición de Activos y la posibilidad de que el Estado pueda recapitalizar entidades con problemas.

El titular de Economía dijo que el Fondo de Garantía de Depósitos puede desempeñar "una labor importante en posibles operaciones de saneamiento" y recordó que el Banco de España es un "instrumento tremendamente útil", que "conoce bien la realidad de las distintas entidades".