El Gobierno alemán estudia a toda prisa las ofertas presentadas hasta ayer por tres inversores interesados en adquirir Opel -el italiano Fiat, el canadiense- suiza Magna y el estadounidense Rippelwood-, mientras el comité de empresa elabora una alternativa, consistente en un plan de absorción. El equipo de expertos gubernamental analiza ya los planes recibidos, incluso hoy, festivo en Alemania, con la intención de transmitir lo antes posible sus conclusiones a la casa matriz, General Motors (GM). Paralelamente, el comité de empresa está trabajando en un plan alternativo que, según informaciones de la edición digital de "Der Spiegel", consistiría en negociar una absorción e incluiría sacrificios salariales por parte de la plantilla.