El Gobierno laborista británico no se opone en principio a que se recurra a algún fondo soberano de Oriente Medio, rico en reservas por el elevado precio del petróleo, para salvar el banco británico Northern Rock. Así lo ha hecho saber el ministro de Economía, Alistair Darling, a Goldman Sachs, el banco de inversiones encargado de buscar financiación para superar la crisis, informa hoy el diario The Guardian. Nada indica de momento que se haya llegado a algún acuerdo con un fondo de ese tipo, pero el Gobierno británico considera que tiene sentido sondear en esa dirección. Los fondos soberanos de Oriente Medio han acumulado fuertes reservas gracias a que el precio del petróleo se ha cuadruplicado en los cinco últimos años.