El gobierno español abre la puerta a ampliar los 15 años hasta un total de 25. Lo ha hecho a través del programa de estabilidad 2009-2013, con el que se calcula que cada año de retraso en la edad legal de jubilación reduciría el gasto en pensiones en un punto del PIB.