Caulquier mejora previsible de la economía británica será menor en comparación con el pronunciado descenso de la producción causado por la crisis. Son palabras del gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King.  Aunque reconoce que la caída del tipo de cambio ayudará a este proceso, "no hay duda de que debemos mostrar un cambio de los recursos hacia las exportaciones netas", según informa esta mañana la prensa.