El gasto en construcción en Estados Unidos bajó un 0,9% en mayo, cerca del doble de lo esperado, hasta sus mínimos de los últimos cinco años.