Los bancos centrales del G-10, que agrupa a los países más industrializados del mundo, han advertido de que se mantienen las tensiones en los mercados de dinero. Tras la reunión en la sede del Banco de Pagos Internacionales (BPI) en Basilea (Suiza), el presidente del Banco Central Europeo (BCE) y portavoz del G-10, Jean-Claude Trichet, ha señalado que las entidades monetarias ejecutarán acciones coordinadas para inyectar más liquidez en los mercados de dinero en caso de que sea necesario. La Reserva Federal estadounidense (Fed), el BCE, el Banco de Canadá, el de Inglaterra y el Banco Nacional Suizo inyectaron a finales de diciembre efectivo en los mercados de forma conjunta para reducir los tipos de interés interbancarios.