El FMI afirmó hoy que prevé un aumento progresivo de las presiones inflacionarias en la zona euro, por lo que podría ser necesario que el Banco Central Europeo (BCE) ajuste aún más las tasas de interés. Eso significaría subidas adicionales en las tasas hipotecarias, cuando el Euríbor se acerca a su récord histórico.