El Fondo Monetario Internacional advirtió hoy de que los mercados financieros mundiales siguen siendo "frágiles" al mismo tiempo que los indicadores del riesgo sistémico permanecen en niveles elevados, mientras que las condiciones de acceso a la financiación se endurecen ante la búsqueda de las entidades de reducir su apalancamiento y economizar capital. El director del Departamento de Mercados Monetarios y de Capitales del FMI, Jaime Caruana, admitió que las condiciones de los mercados financieros continúan siendo "delicadas" pese al fuerte ajuste experimentado en los últimos tiempos y a las medidas puestas en práctica por las autoridades.
En este sentido, Caruana explicó que en la actual situación se produce una "interacción negativa" entre los mercados financieros y la economía real y auguró que las condiciones de acceso al capital serán "más difíciles y más costosas". De este modo, la institución internacional calculó en 400.000 millones de dólares (254.309 millones de euros) las pérdidas y ajustes asumidos por los bancos de EEUU, Europa y Asia, que superan "ampliamente" el capital captado, lo que ha llevado al FMI a ratificar su estimación del pasado mes de abril de que las pérdidas potenciales de las entidades rondarían el billón de dólares, en concreto, 945.000 millones de dólares (599.187 millones de euros). LA BANCA ESPAÑOLA ESTÁ "APROPIADAMENTE CAPITALIZADA" Por otro lado, en la rueda de prensa posterior a la presentación de la actualización del 'Informe sobre la estabilidad financiera mundial', Caruana, señaló que los descensos en los precios de la vivienda tendrá un impacto diferente dependiendo de cada país, tanto en la economía como en el sistema financiero, que en el caso de España calificó como "apropiadamente capitalizado". En este sentido, el informe del FMI apunta que, además de en EEUU, los precios de la vivienda están a la baja en varias otras economías de la OCDE, particularmente España, Irlanda y el Reino Unido, lo que "ha creado la preocupación de que en el futuro se produzcan pérdidas por préstamos en los sectores hipotecario, de la construcción y de las propiedades comerciales". Asimismo, el organismo internacional subrayó la importancia de "frenar el declive del mercado inmobiliario estadounidense" para estabilizar el mercado, ya que así se contribuiría a la recuperación de los hogares y las instituciones financieras, aunque admitió que por el momento "no se sabe cuándo tocará fondo el mercado de la vivienda".