El euríbor, que marcó hoy en su negociación diaria el 1,246%, permanecerá estable en sus niveles actuales hasta mediados del año que viene y no comenzará a subir hasta el último trimestre del año, que concluirá en torno al 1,50%, según la mayoría de los analistas. Hasta comienzos de diciembre pasado los expertos daban por hecho que el indicador se mantendría en los actuales niveles -cerró el mes de diciembre en el 1,242%- durante el presente ejercicio, una vez confirmada la intención del Banco Central Europeo (BCE) de favorecer la liquidez ante las escasas probabilidades de un repunte de la inflación.