El Euribor, tipo al que se conceden la mayoría de las hipotecas en España, repuntó ayer y hoy a niveles del 4,63%, niveles que no se registraban desde febrero de 2001, coincidiendo con las actuaciones llevadas a cabo por el BCE para inyectar liquidez a los mercados ante el riesgo de una grave crisis crediticia. El índice se había mantenido a tasas del 4,5% desde comienzos de agosto, pero el miércoles día 8 franqueó ya la barrera del 4,6%. Si se mantiene en estos niveles a finales de mes, tendrá repercusión en los bolsillos de las familias hipotecadas. El Euribor subió en julio hasta el 4,564%, frente al 4,504% de junio, lo que supuso la vigésimo segunda subida mensual consecutiva.