El Euribor, el principal indicador para el cálculo de hipotecas, se ha tomado hoy un respiro y ha marcado el 4,963%, tras tres semanas de subidas ininterrumpidas y después de que el viernes marcara el máximo anual diario en el 4,964%. Pese a este respiro, está previsto que el indicador concluirá el mes por encima del 4,8% ya que, a sólo dos días de que acabe el mes, la media mensual se sitúa hoy en el 4,806%.
De este modo, el Euribor se colocaría en abril en los niveles de diciembre de 2000, cuando se situó en el 4,88%, lo que para una hipoteca media de 150.000 euros a 25 años, las cuotas que se revisen anualmente subirán desde los 811 a los 860 euros. Ello es así porque en abril del año pasado el Euribor se encontraba en el 4,235%, lo que provoca un sobre coste mensual de 49 euros y al año representa una carga para las familias de 588 euros. En enero de este año el indicador se situó con una media del 4,498%, pero retrocedió en febrero hasta el 4,349%, lo que llevó a inversores y analistas a dar por sentado que podría cerrar el año en el 3,50%. Sin embargo, la firmeza del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, sobre la política monetaria de la entidad ha alejado de inversores y analistas la confianza en una moderación de los tipos en la zona euro. En palabras de Trichet, el BCE tiene como objetivo prioritario "mantener la estabilidad de precios a medio plazo" y contener las expectativas de inflación en la zona del euro. El Euribor a un año refleja las previsiones del mercado sobre la situación en que se encontrarán los tipos de interés en la Eurozona dentro de doce meses, por lo que, a mayor número de subidas previstas, más se incrementa este indicador. El Euribor a 12 meses, el índice más utilizado por los bancos para prestar dinero a sus clientes, comenzó a cotizar en enero de 1999 y, desde entonces, ha oscilado entre un mínimo de 2,014% y un máximo del 5,248%.