Los ministros de Economía de la Unión Europea (Ecofin) ratificaron hoy su oposición a responder al aumento de los precios del petróleo recortando o congelando los impuestos sobre los carburantes, tal y como ha propuesto el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy. Los Veintisiete aceptan únicamente que se concedan ayudas "muy concretas" para los ciudadanos con menos ingresos que se vean más afectados por las subidas de precios. El presidente de turno del Ecofin, el esloveno Adrej Bajuk insistió en que el acuerdo adoptado en 2005 en Manchester por los ministros de Economía de la UE para no rebajar los impuestos de los carburantes como reacción a los aumentos de precios sigue vigente.
Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, destacó que el acuerdo de Manchester "permite medidas muy concretas y limitadas para ayudar a aquellos ciudadanos que están sufriendo más por el aumento de precios". El ministro esloveno agregó que corresponde a cada país decidir sobre este apoyo. Los ministros de Economía de los Veintisiete debatieron sobre la subida de los precios de los alimentos y llegaron a la conclusión de que "los precios se van a mantener en el nivel en el que están", según explicó Bajuk. Por ello, reclamaron que se tomen medidas para aumentar la oferta de alimentos y para mejorar la productividad agrícola y la competencia en el sector comercial. En este sentido, subrayaron que el "chequeo médico" de la política agrícola común (PAC) que están discutiendo los ministros de Agricultura debe lograr que los productores europeos "se orienten más a la demanda del mercado". La subida de los precios de los alimentos ha sido incluida por la presidencia eslovena en la agenda de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará el 19 y el 20 de junio en Bruselas.