El bono español con vencimiento a 10 años rebaja su rentabilidad con fuerza hasta el 3,93%, por lo que se acerca al rendimiento del alemán con el mismo periodo de vencimiento (3,49%).