El déficit de la balanza por cuenta corriente, que refleja los ingresos y pagos por operaciones comerciales, servicios, rentas y transferencias, ascendió a 53.227,9 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso del 49% respecto a 2008, según datos difundidos hoy por el Banco de España. La caída del déficit de la balanza por cuenta corriente se debió, principalmente, a la corrección del déficit de la balanza comercial y, en menor medida, a la reducción de los saldos negativos de la balanza de rentas y de transferencias corrientes, que compensaron la disminución del superávit de servicios.