El déficit por cuenta corriente de EE UU se situó en 98.800 millones de dólares en el segundo trimestre del año, frente a los 104.500 millones del dato revisado de un trimestre antes. El mercado esperaba una cifra menor, concretamente de 92.000 millones de dólares.