El déficit de la balanza por cuenta corriente, que refleja los ingresos y pagos por operaciones comerciales, servicios, rentas y transferencias, ascendió a 6.526,4 millones de euros el pasado mes de enero, lo que supone un aumento del 5,9% respecto a igual mes de 2009, según datos difundidos hoy por el Banco de España.
El repunte del déficit de la balanza por cuenta corriente se debió, principalmente, a la ampliación del déficit de la balanza de transferencias corrientes, que contrarrestó la reducción del saldo negativo de la balanza de rentas. El déficit comercial y el superávit de servicios, por su parte, registraron aumentos "muy moderados" en el primer mes del año.

En concreto, el déficit de la balanza comercial se incrementó un 1,3%, hasta situarse en 4.132,6 millones de euros. Según explicó el Banco de España, esta evolución se produjo en un contexto de "recuperación" de los flujos comerciales, con aumentos interanuales del 8,8% en el caso de las exportaciones y del 6,8% en el de las importaciones.

Por su parte, la balanza de servicios registró un superávit de 1.503,5 millones de euros en enero, cifra un 1,3% superior a los 1.483,7 millones registrados en el mismo mes de 2009, como resultado de la reducción del saldo negativo de otros servicios y la estabilización de la balanza de turismo y viajes.

Concretamente, el superávit registrado en enero por la rúbrica de turismo y viajes disminuyó un 0,9%, hasta los 1.615,9 millones de euros, mientras que el déficit en otros servicios descendió hasta los 35,2 millones de euros, un 23,8% menos que en el primer mes de 2009.

El déficit de la balanza de rentas, por su parte, se contrajo un 30,2% y se situó en 2.196 millones de euros, en tanto que el déficit de la balanza de transferencias corrientes retrocedió hasta 1.701,4 millones de euros, más de cuatro veces superior al de enero de 2009.

   El saldo de la cuenta de capital, que recoge principalmente las transferencias de capital procedentes de la UE, registró un superávit de 1.295,4 millones de euros en enero, superior al saldo, también positivo, registrado un año antes, que fue de 347,3 millones.

El saldo agregado de las cuentas corriente y de capital, que mide la capacidad o necesidad de financiación de la economía, registró una necesidad de financiación de 5.231 millones de euros en enero, inferior en un 10% a la contabilizada un año antes, que ascendió a 5.812,6 millones.

La cuenta financiera, excluido el Banco de España, acumuló entradas netas del exterior por valor de 8.894,8 millones de euros, inferiores a las registradas en enero de 2009, que se situaron en 9.096,5 millones.

En consecuencia, los activos netos del Banco de España frente al exterior aumentaron en 3.318,8 millones de euros, frente a los 2.883,3 millones de un año antes.

Dicho incremento se concentró tanto en los activos netos del Banco de España frente al Eurosistema, en 3.730,1 millones. Por su lado, las reservas aumentaron en dos millones de euros en el primer mes del año.

Las inversiones directas originaron el año pasado unas entradas netas de 2.776 millones de euros, un 41,5% menos, mientras que las inversiones directas de España en el exterior generaron salidas de fondos por valor de 1.340,2 millones, frente a los 4.808,4 millones de enero de 2009. Las inversiones en cartera originaron entradas netas por valor de 8.870,2 millones de euros, frente a los 9.326,9 millones de enero de 2009.