La balanza comercial de Reino Unido ha arrojado un déficit de 3.600 millones de libras esterlinas en abril, en términos desestacionalizados. Esta cifra supone su nivel más bajo desde julio de 2005, según informa el instituto británico de estadísticas. Los expertos esperaban un déficit de 7.000 millones de libras.