La industria automovilística española registró durante el pasado mes de enero un déficit comercial de 173,8 millones de euros, lo que supone una reducción del 35,1% respecto al mismo mes de 2008, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Este descenso del déficit se explica principalmente por el fuerte descenso de las importaciones, provocada tanto por la caída del mercado automovilístico como por la menor actividad de las fábricas de coches y componentes instaladas en España.