Tras caer su precio un 0,4% este lunes, su cotización se ha colocado en los 110,10 dólares el barril.

Modera de este modo el repunte experimentado en las dos últimas jornadas cuando el barril de referencia de la Organización de Países Exportadores de Petróleo costaba hasta 4,74 dólares más, con una subida del 4,5%, debido a la tensión en Libia y el comienzo de la intervención militar internacional.

No fue el único. El Texas estadounidense se apreció un 1,24%, mientras el barril de Brent europeo subió un 0,9%.