El crédito hipotecario se situó en 1,064 billones de euros a cierre del pasado año, un incremento del 4,5% en relación al ejercicio precedente, lo que supone una desaceleración de más de 10 puntos porcentuales respecto al incremento de 2007, del 15,3%, informó hoy la Asociación Hipotecaria Española (AHE). Así, a lo largo del año se formalizaron 551.118 operaciones, un 35,5% menos que un año antes. Si bien, el crédito hipotecario sigue suponiendo más del doble de las operaciones crediticias formalizadas, que ascendieron a 970.785 contrataciones. Como consecuencia de este parón en la actividad, el importe contratado se situó en 84.205 millones de euros, un 38,9% menos.
Con todo, el saldo de los activos hipotecarios titulizados ascendió a 212.014 millones de euros, un 32% más que en 2007. En cuanto a las amortizaciones, alcanzaron los 141.271 millones de euros, el 13% sobre el saldo total.

LOS TIPOS SIGUEN SIENDO MÁS ALTOS QUE EN 2007

Por otro lado, los indicadores relativos al mercado hipotecario revelan que el tipo medio de contratación se situó en el 5,6%, medio punto más que en 2007, pese a la caída de los tipos de interés, que ya se encuentran en el 1,5%, y la reducción del Euríbor, también por debajo del 2%.

El importe medio de las hipotecas se redujo un 6,1%, hasta los 139.780 euros de media, en línea con la moderación del precio de la vivienda libre, que creció un 0,7%.

Por otro lado, la ratio de endeudamiento o el esfuerzo que dedican las familias a la hora de contratar una hipoteca se situó en el 47% de su salario, dos puntos porcentuales más que en 2007, mientras que el plazo estándar de contratación se situó en 27 años.

Por otro lado, la contratación a tipo variable es cada vez masiva, con un 97,9% del total en 2008, un punto porcentual más que un año antes.

En cuanto al mercado inmobiliario, la AHE revela una caída en la iniciación de vivienda del 59,3%, hasta 264.795 inmuebles, frente al descenso del 4,1% en el caso de las viviendas terminadas, que alcanzaron los 615.072 inmuebles.