Los créditos al consumo cayeron un 33,7% en el primer trimestre del año, hasta los 5.796,5 millones de euros, y la morosidad se elevó hasta el 17,54%, según la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef). De esta cifra, 4.254,2 millones de euros correspondieron al bienes de consumo, que cayeron un 23,9%, y 1.542,3 millones de euros al sector de automoción, que retrocedió un 51%. Asnef destacó que la caída en el sector del consumo se ha debido principalmente al retroceso de los préstamos personales, por el acusado descenso en la financiación de bienes de consumo y por la contracción del uso de los sistemas de crédito revolving asociados a las tarjetas de crédito.