El consejo de administración de La Seda de Barcelona ha acordado proponer una ampliación de capital por un importe total de 300 millones, mediante la emisión de nuevas acciones, con derecho preferente a los accionistas, según informó hoy la química a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
Esta propuesta, realizada en el consejo del pasado lunes, se incluye en el plan de reestructuración de la compañía catalana junto al pacto con la banca acreedora para reestructurar su eleva deuda.

Sobre la ampliación, la Seda concreta que en la parte que no fuera suscrita por los accionistas, la operación podría ser suscrita mediante aportaciones dinerarias --de hasta 100 millones de euros-- por determinados accionistas significativos y por un nuevo socio industrial, integrado por accionistas de BA Vidro.

Asimismo, hasta la cantidad de 150 millones y en la parte que no fuera suscrita por los actuales accionistas, el consejo contempla que la ampliación sea suscrita por las entidades acreedoras que conforman el crédito sindicado de la compañía mediante la compensación de créditos por el mismo importe.

En paralelo, el consejo que preside José Luis Morlanes acordó una reducción de capital mediante la disminución del valor nominal de las acciones actualmente en circulación con una doble finalidad: compensar pérdidas acumuladas y dotación de reservas.