El consejo de administración del consorcio automovilístico estadounidense General Motors inició hoy una reunión en la que se podría decidir el futuro de Opel, ante la presión del Gobierno alemán para que el grupo clarifique sus planes en relación con su filial alemana. Esta reunión se produce después de General Motors, que emergió del proceso concursal el pasado mes de julio, haya mantenido desde el pasado mes de mayo "intensas conversaciones" con los representantes del fabricante canadiense de componentes para automóviles Magna y del fondo belga RHJ en relación con las ofertas presentadas por ambas para entrar en el capital de Opel.