Robert Benmosche, consejero delegado de la aseguradora estadounidense controlada en un 80% por el Gobierno, ha informado al consejo de la entidad que estudia abandonar el cargo asumido hace tres meses por su malestar con las restricciones impuestas por los supervisores, según informa el diario 'The Wall Street Journal', que cita fuentes conocedoras de la situación.