El cruce EUR/USD parece confortable en una banda de 1,3500-1,3650, señala Calyon. El banco reconoce que el mercado sigue prudente ante la cumbre del G20 la semana próxima y la reunión del BCE sobre política monetaria. Aunque no es probable que el G20 aporte ninguna nueva iniciativa fiscal, el BCE estará bajo presión para que tome alguna decisión de impulso de la liquidez al asomar el fantasma de la deflación.