El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, ha superado en el mercado de futuros de Londres por primera vez la barrera de los 129 dólares, al pagarse a 129,18 dólares, debido a los temores de que el suministro de petróleo no pueda hacer frente a la demanda. Un nuevo máximo que se produce en espera de las cifras de reservas de petróleo del gobierno estadounidense. Aunque se espera que el Departamento de Energía estadounidense anuncie incrementos en los inventarios de crudo y derivados, el mercado sigue apostando por un suministro ajustado a corto plazo, en especial de destilados. El barril de West Texas ha tocado máximos en los 129,75 dólares.
Algunos analistas prevén que el precio del petróleo se dirigirá hacia 130 dólares por barril, aunque se anticipa un retroceso inspirado por la recogida de beneficios. "Si las cifras son como se prevén, quizá el mercado tendrá una corrección bajista hacia los 120", dijo Ryoma Furumi, analista de Newedge Japan. "Antes de que el mercado alcance los 120 dólares, podría haber varias compras aprovechando los retrocesos (...) que volverían a impulsar al mercado". Esta mañana el crudo Brent para julio -el barril de referencia en Europa- ha llegado a cotizar a cotizado 129,18 por barril. Mientras, el petróleo de referencia en EE.UU ha alcanzado este miércoles un nuevo máximo histórico en su camino hacia los 130 dólares por barril, apoyado en un dólar débil y preocupaciones sobre su suministro. El crudo estadounidense ha alcanzado un máximo de 129,75 dólares por barril, aunque más tarde ha retrocedido levemente a 129,42 dólares. Los precios del crudo, que no dejan de marcar récord tras récord, superaron por primera vez la barrera de los 100 dólares el barril el 2 de enero pasado. En las últimas semanas aceleró su subida, mientras la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) rechaza subir la oferta y sobrevuela el espectro de un agotamiento más rápido de las reservas de lo previsto.