El beneficio de la farmacéutica Merck en la primera mitad del año aumentó el 50% respecto al mismo periodo de 2007, mientras el de Schering-Plough, del mismo sector, cayó el 34%, informaron ambas compañías. Las dos firmas retrasaron hoy durante horas la presentación de sus resultados, para que no coincidieran con la publicación de un estudio en que se asegura que su medicamento Vytorin, comercializado por ambas, no consigue mejorar las condiciones cardiovasculares de pacientes con problemas de obstrucción en la válvula aórtica.
La noticia sobre ese medicamento contribuyó a que Merck fuera el valor que más cayó anoche del Dow Jones de Industriales, al perder en un solo día el 6,05% y cerrar a 35,4 dólares por acción. Igualmente, contribuyó a que Schering-Plough bajara hoy en bolsa el 11,6% y la cotización de sus acciones cerrara a 18,95 dólares. Luego del cierre de la Bolsa de Nueva York, Merck anunció hoy que durante el primer semestre del año la compañía ganó 5.070,8 millones de dólares, lo que supone un incremento del 50% respecto al mismo periodo de 2007. Ese aumento se consiguió en parte por un esfuerzo en el recorte de gastos de la firma, ya que los ingresos registraron un mínimo descenso del 0,05% y se quedaron en 1.873,9 millones de dólares. Por lo que se refiere a las cuentas del segundo trimestre, el beneficio aumentó el 5%, hasta los 1.768,3 millones de dólares, mientras que los ingresos cayeron el 10%, hasta los 1.396,5 millones de dólares. "Merck hizo buenos progresos en el lanzamiento de nuevos productos farmacéuticos y de vacunas por todo el mundo e impulsando la eficiencia en muchas partes del negocio", aseguró el presidente y consejero delegado de la farmacéutica, Richard Clark, al presentar los resultados. Por su parte, Schering-Plough informó hoy que su resultado neto alcanzó los 726 millones de dólares en el primer semestre y los 436 millones en el segundo trimestre del año, lo que supone caídas del 34 y del 19%, respectivamente, respecto a iguales periodos de 2007. En cambio, los ingresos de la compañía aumentaron cerca del 55% tanto en el primer semestre del año, hasta los 9.577 millones de dólares, como en el segundo trimestre, hasta los 4.921 millones. "Mientras el mercado de las recetas médicas se sigue poniendo más difícil en Estados Unidos, hemos conseguido un buen crecimiento de las ventas internacionales, con sólidos resultados para (los medicamentos) Remicade, Nasonex y Temodar", aseguró el consejero delegado de Schering-Plough, Fred Hassan, en un comunicado.