Repsol obtuvo un beneficio neto de 2.060 millones de euros en 2012, lo que supone un descenso del 6,1% respecto al ejercicio 2011.

Descontado el efecto de la valoración de los inventarios de hidrocarburos que la compañía almacena como reserva estratégica para el país, el resultado neto aumentó un 5,4% respecto al ejercicio anterior, que incluía YPF, hasta los 2.048 millones de euros.

Durante el ejercicio 2012, el área de 'Upstream' (exploración y producción), "motor de crecimiento" de la compañía, experimentó una "notable" mejora en todas sus magnitudes. La producción aumentó un 11% durante el ejercicio con una tasa récord de reemplazo de reservas del 204%.

Repsol completó durante el pasado año la ejecución de cuatro de los diez proyectos clave contemplados en el Plan Estratégico 2012-2016, lo que supone un avance "significativo" en sus objetivos de incremento de la producción.

El consejo de administración de Repsol propondrá a la próxima Junta General la continuación del programa "Repsol Dividendo Flexible" y el pago de una retribución a los accionistas, como dividendo complementario del ejercicio, por un importe equivalente a 0,50 euros por acción.