El beneficio neto de Funespaña cayó un 22 por ciento en los tres primeros meses del año, periodo en el que las ventas se mostraron estables y los servicios del grupo funerario cayeron casi un 3 por ciento. El resultado neto atribuible fue algo superior al millón de euros, desde 1,4 millones un año antes, con una facturación de 20,4 millones de euros, desde 20,9 millones.