BMW ha anunciado que su beneficio neto en el primer trimestre descendió un 17% respecto al mismo periodo de 2007 por el aumento de las provisiones por riesgos, que restaron 236 millones de euros a los resultados del fabricante de automóviles alemán. Sin embargo, BMW ha confirmado sus previsiones de resultados y ventas para 2008. El beneficio neto fue de 487 millones de euros en los tres primeros meses del año, frente a los 587 millones en el mismo periodo de 2007. El beneficio bruto fue de 641 millones, frente a 852 millones anteriores. BMW informó la semana pasada a sus inversores que tuvo que adoptar medidas adicionales para protegerse ante el descenso de los precios de los automóviles de segunda mano, en especial en Estados Unidos.