El Banco Central Europeo (BCE) observa signos de cierta estabilización económica en la zona del euro, aunque a niveles muy bajos ya que todavía se mantiene un severo empeoramiento. El BCE informó en su boletín mensual de mayo, publicado hoy, de que "la demanda externa e interna será muy débil a lo largo de 2009 y que se recuperará gradualmente en 2010". Por ello, el banco europeo prevé un "empeoramiento mayor de los mercados laborales" los próximos meses.