La crisis en el sector inmobiliario podría afectar especialmente a economías como la irlandesa y la española
que son “especialmente sensibles” a las variaciones de los costes de financiación porque en ambos países están generalizadas las hipotecas a tipo variable. En su último informe sobre el sector inmobiliario europeo, los analistas de la entidad bancaria consideran que el "fuerte enfriamiento" de los mercados de la vivienda de la zona euro podría traducirse en un crecimiento económico más lento, al aumentar la cautela de los consumidores respecto al gasto. Para el banco belga holandés es incluso un tanto “saludable” el descenso en la cotización bursátil de las acciones de empresas inmobiliarias ya que su subida ha repercutido a los inversores que se han visto obligados a pagar primas de hasta el 30% sobre el valor de estas compañías. En esta misma dirección habrá que prestar atención según la entidad al empleo, puesto que la construcción ha supuesto la creación de 400.000 empleos, la mitad en nuestro país y su caída irá pareja al descenso de creación de puestos de trabajo.