El Banco Central Europeo (BCE) no descarta que la Eurozona emprenda la recuperación después del primer semestre de 2010, a la luz de las incertidumbres que se ciernen sobre la economía, según afirmó hoy el miembro del comité ejecutivo del instituto emisor, José Manuel González-Páramo.  Según las previsiones que maneja el organismo, algunos países de la zona euro "seguramente" registren una tasa de crecimiento positivo en la primera mitad del año próximo, aunque este escenario "está lleno de incertidumbre", por lo que no cabe excluir que no se produzca un retraso.