La máxima autoridad económica europea ha comenzado su actuación estelar. El anuncio por parte del presidente del BCE, Jean Claude Trichet, el pasado jueves desde Frankfurt se ha materializado a primera hora de esta mañana con el objetivo de evitar un lunes negro. La prima de riesgo española refleja con creces esta intervención al colocarse por debajo de los 300 puntos básicos.

Operadores bursátiles consultados por Reuters han confirmado que el Banco Central Europeo ha iniciado la compra de bonos españoles e italianos bajo el nombre de Securities Markets Programme. La decisión habría sido adoptada a las 23 horas de este domingo tras la teleconferencia mantenida entre Trichet con los responsables de los distintos bancos centrales europeos para que iniciaran la compra de deuda de España y Portugal.

Por su parte, la rentabilidad del bono español a diez años no cesa en su recorte y se sitúa ya en el 5,3% con una prima de riesgo que se olvida, de momento, de los 300 puntos básicos. En una sola mañana el riesgo país ha retrocedido más de 70 pb teniendo en cuenta el cierre del viernes. En el caso de Italia, sus bonos cotizan por debajo del 5,4%, también con una clara moderación, después del 6,2% vivido la semana pasada. El Gobierno italiano ha anunciado un plan de recortes y de moderación del déficit con el objetivo de calmar a los mercados pues supera el 120%, el doble que el de nuestro país.

Una decisión de la que se han beneficiado también países rescatados como Portugal e Irlanda que han visto reducir sus diferenciales. Los bonos irlandeses retroceden hasta el 10%, mientras que sus homólogos lusos se contienen en el entorno del 11%. Grecia, sin embargo, se mantiene estable en los 15 puntos porcentuales.

El Banco Central Europeo ha tenido que hacer frente la última semana a niveles de incertidumbre altamente peligrosos en los mercados. El propio comisario de Asuntos Ecónomicos, Olli Rehn, salió a la palestra el pasado viernes con el objetivo de inyectar calma frente al caos bursátil provocado por Trichet 24 horas antes tras la clásica rueda de prensa con carácter mensual en Frankfurt y en la que anunció el mantenimiento de tipos de interés en el 1,5%. A este respecto se ha pronunciado el catedrático de Economía de la Universidad de Nueva York Nouriel Roubini al asegurar que el BCE debería volver a una política de tipos cero para evitar una crisis ‘muy dura’. En unas declaraciones al rotativo salmón Financial Times, Roubini se ha mostrado asimismo a favor de la compra de bonos españoles e italianos por parte de las autoridades comunitarias puesto que estos países se encontraban muy cerca ‘de perder el acceso a los mercados’.

Con toda esta situación como telón de fondo, el Ibex 35 ya se ha dado la vuelta promovido, una jornada más, por la volatilidad, y cede un 0,40% por debajo de los 8.700 puntos. El par euro/dólar, mientras, con una caída del 0,33%, vuelve al 1,43.