La previsión media de crecimiento del PIB para 2007 es de un 2,5% frente a un 2,1% anterior, mientras que para 2008 se espera un crecimiento del 2,3% frente al 2,1% inicial. El Banco Central Europeo señala que la revisión al alza se debe a unas mejores previsiones de demanda interna, en particular del consumo e inversión privadas, así como a una mejor previsión de la demanda exterior.
Los riesgos para la previsión de crecimiento son, sin embargo, la fortaleza del euro, los precios del petróleo y los desequilibrios globales. Por otro lado la previsión de crecimiento de inflación para 2007 ha bajado al 1,9% frente el 2,0%, mientras que la de 2008 se mantiene en el 1,9%. El BCE tiene como objetivo mantener la inflación por debajo pero cerca del 2% a medio plazo. Pero los economistas consideran que los riesgos inflacionistas siguen al alza, sobre todo por la posibilidad de un rebote de los precios del petróleo y la aceleración de los salarios como consecuencia de el actual ritmo de crecimiento.