El precio de la vivienda en términos reales en España descenderá un 7% al cierre de 2009 y un 8% adicional en 2010 debido a la presión que seguirá ejerciendo la "importante sobreoferta" de inmuebles, un 'stock' que no empezará a absorberse hasta el primer trimestre del próximo año, según el informe 'Situación Inmobiliaria' elaborado por el Servicio de Estudios del BBVA. "El proceso de ajuste aún no ha tocado fondo", asegura la entidad financiera, que expone tres argumentos fundamentales. En primer lugar, precisa que el sector aún presenta desequilibrios "en cantidades" pese a que "la oferta de vivienda nueva se ha adaptado con agilidad a este escenario situándose en mínimos".