El precio del barril de crudo de la OPEP ha batido su propia marca al subir hasta los 72,83 dólares, 0,34 dólares más que el viernes. El barril, de 159 litros, usado como referencia por la organización pulverizó su anterior marca inédita, de 72,67 dólares, que había alcanzado el 8 de agosto de 2006.
La escalada de entonces respondía a las tensiones geopolíticas en Oriente Próximo, al cierre de un pozo en Alaska y a un huracán en el Golfo de México. Este año, una ola de violencia contra la infraestructura petrolera de Nigeria y el anuncio de que la demanda mundial de crudo seguirá creciendo a buen ritmo en 2008 los que han animado los precios. Pero no son los únicos factores que tirarían de la cotización del crudo, otro huracán en el Golfo de México o los cuellos de botella en el sector de refino son también causa de desasosiego en el sector. A ello se añade el hecho de que la OPEP mantiene recortada su oferta tras decidir dos rebajas, por un total de 1,7 millones de barriles, que entraron en vigor en noviembre y febrero pasados. La preocupación de que la oferta pueda ser demasiado ajustada se incrementó después de la publicación del último informe mensual de la OPEP sobre la evolución del mercado. La organización estima que la demanda mundial de crudo crecerá el año próximo un 1,5%, tras un aumento anual de casi el mismo porcentaje en 2007. El Brent roza máximos Por otra parte, el barril de crudo Brent, de referencia en Europa, también rozó el lunes su marca histórica al alcanzar un precio de 78,40 dólares, tan sólo 0,24 dólares por debajo de su máximo. El crudo del Mar del Norte se quedó así en los umbrales de su máximo histórico alcanzado el pasado 7 de agosto, cuando se pagó a 78,64 dólares después de que la petrolera británica BP anunciara que se disponía a cerrar la producción en su pozo de Alaska. Joaquín Almunia, preocupado El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Unión Europea, Joaquín Almunia se ha mostrado preocupado; "sin duda, preocupa que el petróleo se acerque a esos niveles", matizó. A modo de solución, el comisario europeo ha señalado que "hay que esperar" aque la oferta y la demanda "se acomoden y se ponga más petróleo en el mercado y que no tengamos más peligro de volatilidad". De todos modos, Almunia quiso restar importancia a la subida y explicó, el viernes pasado, que "hasta ahora el impacto sobre las economías europeas ha sido mucho menor que el que han tenido anteriores periodos de alza" del precio del crudo.