Las acciones del banco hipotecario británico Northern Rock se deploman un 19 por ciento en la Bolsa de Londres. El nuevo descenso de la entidad, que ha perdido la mitad de su valor bursátil este año, sitúa su capitalización unos 3.120 millones de euros. Algo que, a juicio de Credit Suisse, podría convertir a Northern Rock en un claro objetivo de compra. El Banco de Inglaterra le inyectará fondos de emergencia para solucionar una “contracción severa de la liquidez”, motivada por su alta exposición a la crisis subprime de EE UU.