El Banco de Irlanda ha comenzado conversaciones con un número de posibles inversores institucionales con el fin de evaluar el interés en su ampliación de capital ya prevista. El banco ha indicado que cualquier transacción podría ser a través de un combinado de una cesión de derechos, una cuota de colocación entre inversores institucionales, una conversión de acciones preferentes del Estado en acciones ordinarias y gestión de los pasivos selectiva. El banco también señaló que espera que el Estado irlandés seguirá siendo un accionista minoritario en la entidad.