Tal y como se esperaba, el Banco de Inglaterra ha dejado los tipos en el 0,5%.