El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, consideró hoy que el instituto emisor español tiene "manos libres" para afrontar la reestructuración del sistema financiero bajo el criterio de reducir al mínimo el coste al contribuyente y para que el mapa bancario resultante sea sólido, tal y como recoge el Fondo para la Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Fernández Ordóñez confió en que el decreto ley reciba mañana la 'luz verde' del Parlamento para sanear el sistema financiero español en su conjunto pero sin ayudar de forma indiscriminada a todos los bancos, como se ha hecho en otros sitios, lo que provoca que compitan excesivamente entre sí entidades que en realidad no cuentan con los beneficios suficientes.