El director general del Banco de España, José Luis Malo de Molina, defendió hoy la política fiscal como un instrumento para que España pueda "volver a la senda de estabilidad presupuestaria". En su intervención, se refirió al "deterioro" del saldo presupuestario en España, con una caída del 12 puntos del PIB en dos años. En este sentido, manifestó que la política fiscal en España tiene que "adoptar un tono de restablecimiento de una senda creíble de consolidación presupuestaria".