El Banco Central de China ha vuelto a elevar los requerimientos de reservas a los bancos en 50 puntos básicos a partir del 20 de enero.
Con éste ya van siete incrementos desde principios del 2009. El Banco Central de China intenta ayudar a frenar la aceleración de la inflación con esta medida. 

Se trata de la más reciente medida de Pekín para absorber el exceso de dinero en la economía luego de que la inflación anual tocó un máximo de 28 meses a 5,1 por ciento en noviembre.