El Banco Central Checo ha acometido una rebaja de los tipos de interés en 25 puntos básicos, hasta el 1%. El mercado se encontraba dividido en cuanto a esta decisión, ya que unos expertos auguraban este recorte de tipos, mientras que otros estimaban que se mantendrían en el 1,25%.