Desde comienzos del pasado mes de abril, el Euro ha venido recuperando posiciones frente al dólar, pasando de niveles mínimos de 1.2740 dólares a los actuales máximos de 1.32-1.325 dólares por euro. 

Técnicamente es favorecido considerar que este proceso de recuperación del cruce es de carácter temporal, limitado a recortar en forma parcial la fuerte baja del cruce desarrollada entre enero y abril pasado.

De acuerdo a esta lectura, la zona de máximo alcanzada en torno a 1.323-1.333 dólares es considerada una importante resistencia, que está definida por el 50 y 61.8% de fibonacci a todo el trayecto previo, antes propuesto. Si bien aún los precios podrían acceder de lleno hacia esta zona de escollo propuesta, es decir, buscar nuevamente el área de 1.323-1.333 dólares, creemos que en esas instancias un techo para el Euro sería conseguido y la baja del cruce podría quedar retomada como tendencia principal, inicialmente buscando regresar hacia la zona de mínimos de abril pasado en torno a 1.274 dólares e incluso accediendo hacia niveles inferiores para adelante.

La atención actualmente debería centrarse al soporte de 1.303-1.295 dólares, ya que ante reversiones bajistas de los precios que terminen perforando esa zona de soporte, estaremos en condiciones de considerar que el techo proyectado para el Euro habría sido conseguido y que la baja de la moneda europea ha quedado ya retomada como tendencia principal.



¿QUÉ ESCENARIO COMPROMETERÍA LA LECTURA BAJISTA DEL EURO?

Actualmente sólo en caso que el avance del Euro continúe y ante ello la zona de resistencia propuesta en torno a 1.323-1.333 dólares termina siendo superada, nuestra visión de techo y reanudación bajista para la moneda europea quedaría abortada y en tal caso pasaría a ganar protagonismo un escenario de avance mayor para el cruce, que contemple no sólo un regreso de los precios hacia la zona de máximos de comienzos de año en torno a 1.37 dólares sino incluso con posibilidades de buscar valores superiores de esa zona; ello sería hacia la zona de 1.40 dólares por euro, prolongando el proceso de lateralización y contracción de los últimos año. Veamos…