Una ola global de fusiones empresariales plantea riesgos para los mercados financieros, y los responsables deben estar atentos para evitar la inestabilidad, según Rodrígo Rato, director gerente del Fondo Monetario Internacional. El aumento de las fusiones y la posibilidad de que fracasen los acuerdos implican dos grandes riesgos, dijo Rato en el diario canadiense Globe and Mail.Primero, los bancos que suscriben los acuerdos estarían expuestos a ellos, y en segundo lugar, un cambio en la evaluación del riesgo de mercado derivada de las fusiones fallidas podría reducir el acceso al crédito para las compañías de menor calificación de crédito, afectando a la inversión y el crecimiento económico. La transformación de los fondos de cobertura en un negocio de 1,4 billones de dólares a finales de 2006 también presenta un motivo de preocupación para el FMI. Rato dijo que los responsables, los inversores y los prestatarios comparten la responsabilidad de aumentar la vigilancia y la transparencia de esa industria.