Deloitte- auditora encargada de estudiar las cuentas de Metrovacesa- podría haber encontrado un agujero de 40 millones de euros en la inmobiliaria.  La prensa publica esta mañana que la inversión financiera cuestionada por el auditor se realizó en enero de 2007, fecha previa al acuerdo de separación que sellaron los dos principales accionistas de la compañía, Joaquin del Rivero y la familia Sanahuja.