Los analistas consultados por la agencia Reuters esperaban una caída hasta las 390.000 peticiones, pero finalmente Estados Unidos ha virado a la contra. El dato semanal de estadounidenses que recurrieron a los servicios de empleo escaló hasta las 402.000 personas, lo que supone un repunte de 6.000 peticiones respecto a la semana anterior, según datos del Departamento de Empleo.

Los analistas consultados por Bloomberg habían previsto una caída hasta las 390.000 solicitudes, desde las 396.000 de la semana anterior, dato revisado al alza desde las 393.000 que se publicaron en un inicio.

En cuanto a la media móvil de las peticiones de las últimas cuatro semanas, que se considera un dato más fiable porque tiene menor volatilidad, subio en 500 solicitudes, hasta las 395.750.

El número de estadounidenses que reciben el subsidio por desempleo de forma continuada aumentó en unas 35.000 personas, en la semana que concluyó el 12 de noviembre, hasta 3,74 millones de parados.