La Reserva Federal (Fed) estadounidense mantuvo hoy los tipos de interés en el 5,25%, lo que pone fin, de momento, a la campaña de endurecimientos monetarios que comenzó en junio de 2004. La decisión se adoptó por nueve votos a favor y uno en contra.
Los mercados habían adelantado que la Fed no movería ficha hoy ante las señales de enfriamiento de la economía de EEUU, aunque muchos analistas prevén que el banco central volverá a aumentar los tipo antes de final de año para frenar las presiones inflacionistas. Esos vaticinios podrían ser acertados en vista del comunicado emitido por la Reserva Federal al final de su reunión, que señala que todavía existen "algunos riesgos inflacionarios", lo que deja la puerta abierta a futuros endurecimientos de la política monetaria. "Esperamos que la Fed responda a las presiones inflacionistas con un nuevo incremento de 25 puntos básicos en la reunión de septiembre y con otro aumento en diciembre", dijo a EFE Ethan Harris, economista jefe del banco de inversión Lehman Brothers en Nueva York. En línea con lo señalado recientemente, la Fed indicó hoy que el crecimiento se ha moderado desde los sólidos niveles registrados a principios de año, algo que según el banco central obedece al "enfriamiento gradual del mercado inmobiliario y al efecto atrasado del aumento de los tipos de interés y los precios de la energía".